Nuevas recetas

Qué sucede cuando preparas ginebra en casa

Qué sucede cuando preparas ginebra en casa

Tal vez no sea mejor que las principales ginebras ... pero la práctica hace al maestro

Hay una razón por la que la ginebra se llama "la ruina de la madre" ...

La ginebra se convirtió en el opio de los pobres en la Inglaterra del siglo XVIII. Se cree que esto llevó a muchas mujeres a la negligencia infantil y la prostitución. Así que la ginebra se hizo conocida como "La ruina de la madre".

El grabado del satírico William Hogarth, Gin Lane (arriba), representa una escena de una calle de Londres de 1751. Esto es descrito por History Channel como mostrando "escenas tan perturbadoras como una madre loca por la ginebra, cubierta de llagas sifilíticas, que inconscientemente deja caer a su bebé a la muerte por las escaleras del sótano mientras toma una pizca de rapé".

Muchos turistas comentan lo poco que ha cambiado Londres en la actualidad.

En lugar de solo ver la moda actual de los cócteles artesanales, he decidido participar. Gracias al Kit de ginebra casera he elaborado mi primer lote. ¡Cuidado con Bombay Sapphire! ¡Cuidado con el de Hendrick! El kit de ginebra casera te lo pone muy fácil. Compra un vodka genérico barato. Agregue los ingredientes botánicos provistos en el kit de ginebra casera. Espera 36 horas y ¡listo! Un líquido de color marrón medio que estoy seguro es la ginebra. Lo llamo "la ruina de la madre" en honor a sus predecesores.

A juzgar por el sabor, no estoy seguro de que vaya a renunciar a mi tónico Bombay Sapphire and Fever Tree por el momento, pero al menos puedo vendérselo a las "madres locas por la ginebra, cubiertas de llagas sifilíticas".

Los kits de ginebra vienen con dos botellas de vidrio de 375 ml, latas de "gin-gredients" (bayas de enebro y mezcla botánica especial), embudo y colador de acero inoxidable personalizados e instrucciones.

Para obtener más información, haga clic aquí.


5 errores comunes que la gente comete con las infusiones de bricolaje

He estado haciendo y escribiendo sobre proyectos de cócteles de bricolaje durante más de seis años, y todavía aprendo algo nuevo cada vez que pruebo un nuevo proyecto de bricolaje. Lo divertido de infundir licores o preparar un licor es que no hay muchas reglas y técnicas complicadas. La mayor parte del tiempo realmente es simplemente mezclando cosas que suenan como si tuvieran buen sabor y viendo qué pasa. Sin embargo, existen algunos errores muy comunes que pueden arruinar la diversión. Aquí hay 5 errores comunes que se deben evitar.

1. Hacer demasiado

Mi mayor manía cuando comencé a investigar cómo hacer infusiones y licores caseros es que cada libro, blog y artículo me decía que tenía que usar una botella entera de licor de 750 mililitros para cada proyecto. Después de seis años de hacerlo profesionalmente, ahora sé que eso no es cierto.

Puede preparar solo 1 taza de vodka con infusión de estragón o ginebra con infusión de pepino si eso es todo lo que desea. Con los licores, tendrás que hacer un poco más, ya que también hay azúcar y agua involucrados, pero puedes comenzar con tan solo una taza de licor. Si su proyecto resulta tan delicioso que quiere más, puede seguir adelante y hacer una botella entera o incluso un galón. ¡Pero vale la pena probarlo antes de invertir en bebidas caras! Ya sea que esté siguiendo una receta precisa de una fuente confiable o preparándolo todo sobre la marcha, cada infusión de bricolaje es un experimento. Y no hay ninguna razón científica o culinaria por la que tengas que arriesgar una botella entera de alcohol.

Hay algunas excepciones a mi política de lotes pequeños. Algunos de los proyectos más complicados que implican tiempos de infusión prolongados (como el limoncello) o las hierbas fuertes y amargas (como el vermú o el amaro) son casi imposibles de hacer en un lote más pequeño que una botella debido a la intensidad del sabor. Pero para infusiones simples con frutas, verduras o hierbas culinarias, puede comenzar con algo pequeño o reducir una receta proporcionalmente.

2. Dejar reposar durante demasiado tiempo

El alcohol es muy bueno para extraer sabores de hierbas, verduras, especias y frutas. Se necesita mucho menos tiempo del que podría pensar para que un ingrediente le dé sabor a una bebida espirituosa. No es necesaria una infusión más larga para saber mejor: deje el cardamomo en el centeno demasiado tiempo y le volará la boca de amargura. Una vez me olvidé de un vodka de fresa que había macerado. Después de 2 semanas sabía más a perfume que a fruta. A veces, incluso tres días es demasiado, algunos ingredientes, como los pimientos picantes o el té, solo necesitan una hora o dos. (Incluí estimaciones de los tiempos de reposo en esta publicación sobre cómo infundir espíritus).

Sin embargo, es un error fácil de evitar: ¡simplemente pruebe a medida que avanza! Solo usted sabe cómo quiere que sepa, y la única forma de averiguarlo es tomando un sorbo aquí y allá.

3. No esforzarse lo suficiente

Si sabe que va a consumir su infusión rápidamente, entonces un colador de malla fina o una gasa deberían ser suficientes. Sin embargo, si planea almacenarlo durante más de una semana, es importante filtrar la mayor cantidad posible de trozos perdidos porque con el tiempo pueden crear sabores extraños en su infusión. Intente colar dos veces a través de una gasa o use un filtro de café después de colar los trozos más grandes a través de un colador forrado con una gasa. Una advertencia: el método del filtro de café es lento y molesto. Algunas personas usan un Aeropress o un dispositivo similar para acelerar el proceso.

4. No almacenar correctamente

El hecho de que algo contenga alcohol no significa que se haya conservado perfectamente para siempre. El aire, el calor y (como se mencionó anteriormente) pequeños trozos de productos son el enemigo. Guárdelo en el recipiente sellado hermético más pequeño posible. No solo desea mantener el aire fuera, sino que también desea comenzar a embotellarlo con la menor cantidad de aire posible. La temperatura ambiente está bien para la mayoría de las cosas, pero si le preocupa (o simplemente le gustan las bebidas frías), mantenga su infusión casera en el refrigerador. Un poco de sedimento es normal para un proyecto casero, sin importar lo bien que te esfuerces. Sin embargo, si alguna vez ve algo flotante que parece turbio o como moho, tírelo todo. Los sabores cambiarán un poco con el tiempo (a menudo para mejor), pero si sabe mal y mal, tírelo.

5. No documentar ajustes ni modificaciones

Espero que cuando pruebes mis recetas DIY vs. Buy (o cualquier otra), le añadas un toque personal y juegues con los sabores. Pero si lo hace, asegúrese de anotar esos ajustes y sustituciones. Una vez hice el perfecto bourbon de manzana y canela. Nunca sabré exactamente lo que hice, porque me dio pereza escribir los ajustes que hice durante el remojo. Juré que recordaría lo que hice, porque era muy obvio. Tres años después, no es obvio y ninguno de mis bourbons de manzana y canela está a la altura de la memoria de That Perfect One.

¿Alguna pregunta candente sobre licores o infusiones de bricolaje? ¿Alguna sabiduría para compartir? ¡Déjalos en los comentarios a continuación!


5 errores comunes que la gente comete con las infusiones de bricolaje

He estado haciendo y escribiendo sobre proyectos de cócteles de bricolaje durante más de seis años, y todavía aprendo algo nuevo cada vez que pruebo un nuevo proyecto de bricolaje. Lo divertido de infundir licores o preparar un licor es que no hay muchas reglas y técnicas complicadas. La mayor parte del tiempo realmente es simplemente mezclando cosas que suenan como si tuvieran buen sabor y viendo qué pasa. Sin embargo, existen algunos errores muy comunes que pueden arruinar la diversión. Aquí hay 5 errores comunes que se deben evitar.

1. Hacer demasiado

Mi mayor manía cuando comencé a investigar cómo hacer infusiones y licores caseros es que cada libro, blog y artículo me decía que tenía que usar una botella entera de licor de 750 mililitros para cada proyecto. Después de seis años de hacerlo profesionalmente, ahora sé que eso no es cierto.

Puede hacer solo 1 taza de vodka con infusión de estragón o ginebra con infusión de pepino si eso es todo lo que desea. Con los licores, tendrás que hacer un poco más, ya que también hay azúcar y agua involucrados, pero puedes comenzar con tan solo una taza de licor. Si su proyecto resulta tan delicioso que quiere más, puede seguir adelante y hacer una botella entera o incluso un galón. ¡Pero vale la pena probarlo antes de invertir en bebidas caras! Ya sea que esté siguiendo una receta precisa de una fuente confiable o preparándolo todo sobre la marcha, cada infusión de bricolaje es un experimento. Y no hay ninguna razón científica o culinaria por la que tengas que arriesgar una botella entera de alcohol.

Hay algunas excepciones a mi política de lotes pequeños. Algunos de los proyectos más complicados que implican tiempos de infusión prolongados (como el limoncello) o las hierbas fuertes y amargas (como el vermú o el amaro) son casi imposibles de hacer en un lote más pequeño que una botella debido a la intensidad del sabor. Pero para infusiones simples con frutas, verduras o hierbas culinarias, puede comenzar con algo pequeño o reducir una receta proporcionalmente.

2. Dejar reposar durante demasiado tiempo

El alcohol es muy bueno para extraer sabores de hierbas, verduras, especias y frutas. Se necesita mucho menos tiempo de lo que podría pensar para que un ingrediente le dé sabor a una bebida espirituosa. No es necesaria una infusión más larga para que sepa mejor: deja el cardamomo en el centeno demasiado tiempo y te volará la boca de amargura. Una vez me olvidé de un vodka de fresa que había macerado. Después de 2 semanas sabía más a perfume que a fruta. A veces, incluso tres días es demasiado, algunos ingredientes, como los pimientos picantes o el té, solo necesitan una hora o dos. (Incluí estimaciones de los tiempos de reposo en esta publicación sobre cómo infundir espíritus).

Sin embargo, es un error fácil de evitar: ¡simplemente pruebe a medida que avanza! Solo usted sabe cómo quiere que sepa, y la única forma de averiguarlo es tomando un sorbo aquí y allá.

3. No esforzarse lo suficiente

Si sabe que va a consumir su infusión rápidamente, entonces un colador de malla fina o una gasa deberían ser suficientes. Sin embargo, si planea almacenarlo durante más de una semana, es importante filtrar la mayor cantidad posible de trozos perdidos porque con el tiempo pueden crear sabores extraños en su infusión. Intente colar dos veces a través de una gasa o use un filtro de café después de colar los trozos más grandes a través de un colador forrado con una gasa. Una advertencia: el método del filtro de café es lento y molesto. Algunas personas usan un Aeropress o un dispositivo similar para acelerar el proceso.

4. No almacenar correctamente

El hecho de que algo contenga alcohol no significa que se haya conservado perfectamente para siempre. El aire, el calor y (como se mencionó anteriormente) pequeños trozos de productos son el enemigo. Guárdelo en el recipiente sellado hermético más pequeño posible. No solo desea mantener el aire fuera, sino que también desea comenzar a embotellarlo con la menor cantidad de aire posible. La temperatura ambiente está bien para la mayoría de las cosas, pero si le preocupa (o simplemente le gustan las bebidas frías), mantenga su infusión casera en el refrigerador. Un poco de sedimento es normal para un proyecto casero, sin importar lo bien que te esfuerces. Sin embargo, si alguna vez ve algo flotante que parece turbio o como moho, tírelo todo. Los sabores cambiarán un poco con el tiempo (a menudo para mejor), pero si sabe mal y mal, tírelo.

5. No documentar ajustes ni modificaciones

Espero que cuando pruebes mis recetas DIY vs. Buy (o cualquier otra), le añadas un toque personal y juegues con los sabores. Pero si lo hace, asegúrese de anotar esos ajustes y sustituciones. Una vez hice el perfecto bourbon de manzana y canela. Nunca sabré exactamente lo que hice, porque me dio pereza escribir los ajustes que hice durante el remojo. Juré que recordaría lo que hice, porque era muy obvio. Tres años después, no es obvio y ninguno de mis bourbons de manzana y canela está a la altura de la memoria de That Perfect One.

¿Alguna pregunta candente sobre licores o infusiones de bricolaje? ¿Alguna sabiduría para compartir? ¡Déjalos en los comentarios a continuación!


5 errores comunes que la gente comete con las infusiones de bricolaje

He estado haciendo y escribiendo sobre proyectos de cócteles de bricolaje durante más de seis años, y todavía aprendo algo nuevo cada vez que pruebo un nuevo proyecto de bricolaje. Lo divertido de infundir licores o preparar un licor es que no hay muchas reglas y técnicas complicadas. La mayor parte del tiempo realmente es simplemente mezclando cosas que suenan como si tuvieran buen sabor y viendo qué pasa. Sin embargo, existen algunos errores muy comunes que pueden arruinar la diversión. Aquí hay 5 errores comunes que se deben evitar.

1. Hacer demasiado

Mi mayor manía cuando comencé a investigar cómo hacer infusiones y licores caseros es que cada libro, blog y artículo me decía que tenía que usar una botella entera de licor de 750 mililitros para cada proyecto. Después de seis años de hacerlo profesionalmente, ahora sé que eso no es cierto.

Puede preparar solo 1 taza de vodka con infusión de estragón o ginebra con infusión de pepino si eso es todo lo que desea. Con los licores, tendrás que hacer un poco más, ya que también hay azúcar y agua involucrados, pero puedes comenzar con tan solo una taza de licor. Si su proyecto resulta tan delicioso que quiere más, puede seguir adelante y hacer una botella entera o incluso un galón. ¡Pero vale la pena probarlo antes de invertir en bebidas caras! Ya sea que esté siguiendo una receta precisa de una fuente confiable o preparándolo todo sobre la marcha, cada infusión de bricolaje es un experimento. Y no hay ninguna razón científica o culinaria por la que tengas que arriesgar una botella entera de alcohol.

Hay algunas excepciones a mi política de lotes pequeños. Algunos de los proyectos más complicados que implican tiempos de infusión prolongados (como el limoncello) o las hierbas fuertes y amargas (como el vermú o el amaro) son casi imposibles de hacer en un lote más pequeño que una botella debido a la intensidad del sabor. Pero para infusiones simples con frutas, verduras o hierbas culinarias, puede comenzar con algo pequeño o reducir una receta proporcionalmente.

2. Dejar reposar durante demasiado tiempo

El alcohol es muy bueno para extraer sabores de hierbas, verduras, especias y frutas. Se necesita mucho menos tiempo del que podría pensar para que un ingrediente le dé sabor a una bebida espirituosa. No es necesaria una infusión más larga para que sepa mejor: deja el cardamomo en el centeno demasiado tiempo y te volará la boca de amargura. Una vez me olvidé de un vodka de fresa que había macerado. Después de 2 semanas sabía más a perfume que a fruta. A veces, incluso tres días es demasiado, algunos ingredientes, como los pimientos picantes o el té, solo necesitan una hora o dos. (Incluí estimaciones de los tiempos de reposo en esta publicación sobre cómo infundir espíritus).

Sin embargo, es un error fácil de evitar: ¡simplemente pruebe a medida que avanza! Solo usted sabe cómo quiere que sepa, y la única forma de averiguarlo es tomando un sorbo aquí y allá.

3. No esforzarse lo suficiente

Si sabe que va a consumir su infusión rápidamente, entonces un colador de malla fina o una gasa deberían ser suficientes. Sin embargo, si planea almacenarlo durante más de una semana, es importante filtrar la mayor cantidad posible de trozos perdidos porque con el tiempo pueden crear sabores extraños en su infusión. Intente colar dos veces a través de una gasa o use un filtro de café después de colar los trozos más grandes a través de un colador forrado con una gasa. Una advertencia: el método del filtro de café es lento y molesto. Algunas personas usan un Aeropress o un dispositivo similar para acelerar el proceso.

4. No almacenar correctamente

El hecho de que algo contenga alcohol no significa que se haya conservado perfectamente para siempre. El aire, el calor y (como se mencionó anteriormente) pequeños trozos de productos son el enemigo. Guárdelo en el recipiente sellado hermético más pequeño posible. No solo desea mantener el aire fuera, sino que también desea comenzar a embotellarlo con la menor cantidad de aire posible. La temperatura ambiente está bien para la mayoría de las cosas, pero si le preocupa (o simplemente le gustan las bebidas frías), mantenga su infusión casera en el refrigerador. Un poco de sedimento es normal para un proyecto casero, sin importar lo bien que te esfuerces. Sin embargo, si alguna vez ve algo flotante que parece turbio o como moho, tírelo todo. Los sabores cambiarán un poco con el tiempo (a menudo para mejor), pero si sabe mal y mal, tírelo.

5. No documentar ajustes ni modificaciones

Espero que cuando pruebes mis recetas DIY vs. Buy (o cualquier otra), le añadas un toque personal y juegues con los sabores. Pero si lo hace, asegúrese de anotar esos ajustes y sustituciones. Una vez hice el perfecto bourbon de manzana y canela. Nunca sabré exactamente lo que hice, porque me dio pereza escribir los ajustes que hice durante el remojo. Juré que recordaría lo que hice, porque era muy obvio. Tres años después, no es obvio y ninguno de mis bourbons de manzana y canela está a la altura de la memoria de That Perfect One.

¿Alguna pregunta candente sobre licores o infusiones de bricolaje? ¿Alguna sabiduría para compartir? ¡Déjalos en los comentarios a continuación!


5 errores comunes que la gente comete con las infusiones de bricolaje

He estado haciendo y escribiendo sobre proyectos de cócteles de bricolaje durante más de seis años, y todavía aprendo algo nuevo cada vez que pruebo un nuevo proyecto de bricolaje. Lo divertido de infundir licores o preparar un licor es que no hay muchas reglas y técnicas complicadas. La mayor parte del tiempo realmente es simplemente mezclando cosas que suenan como si tuvieran buen sabor y viendo qué pasa. Sin embargo, existen algunos errores muy comunes que pueden arruinar la diversión. Aquí hay 5 errores comunes que se deben evitar.

1. Hacer demasiado

Mi mayor manía cuando comencé a investigar cómo hacer infusiones y licores caseros es que cada libro, blog y artículo me decía que tenía que usar una botella entera de licor de 750 mililitros para cada proyecto. Después de seis años de hacerlo profesionalmente, ahora sé que eso no es cierto.

Puede preparar solo 1 taza de vodka con infusión de estragón o ginebra con infusión de pepino si eso es todo lo que desea. Con los licores, tendrás que hacer un poco más, ya que también hay azúcar y agua involucrados, pero puedes comenzar con tan solo una taza de licor. Si su proyecto resulta tan delicioso que quiere más, puede seguir adelante y hacer una botella entera o incluso un galón. ¡Pero vale la pena probarlo antes de invertir en bebidas caras! Ya sea que esté siguiendo una receta precisa de una fuente confiable o preparándolo todo sobre la marcha, cada infusión de bricolaje es un experimento. Y no hay ninguna razón científica o culinaria por la que tengas que arriesgar una botella entera de alcohol.

Hay algunas excepciones a mi política de lotes pequeños. Algunos de los proyectos más complicados que implican tiempos de infusión prolongados (como el limoncello) o las hierbas fuertes y amargas (como el vermú o el amaro) son casi imposibles de hacer en un lote más pequeño que una botella debido a la intensidad del sabor. Pero para infusiones simples con frutas, verduras o hierbas culinarias, puede comenzar con algo pequeño o reducir una receta proporcionalmente.

2. Dejar reposar durante demasiado tiempo

El alcohol es muy bueno para extraer sabores de hierbas, verduras, especias y frutas. Se necesita mucho menos tiempo del que podría pensar para que un ingrediente le dé sabor a una bebida espirituosa. No es necesaria una infusión más larga para que sepa mejor: deja el cardamomo en el centeno demasiado tiempo y te volará la boca de amargura. Una vez me olvidé de un vodka de fresa que había macerado. Después de 2 semanas sabía más a perfume que a fruta. A veces, incluso tres días es demasiado, algunos ingredientes, como los pimientos picantes o el té, solo necesitan una hora o dos. (Incluí estimaciones de los tiempos de reposo en esta publicación sobre cómo infundir espíritus).

Sin embargo, es un error fácil de evitar: ¡simplemente pruebe a medida que avanza! Solo usted sabe cómo quiere que sepa, y la única forma de averiguarlo es tomando un sorbo aquí y allá.

3. No esforzarse lo suficiente

Si sabe que va a consumir su infusión rápidamente, entonces un colador de malla fina o una gasa deberían ser suficientes. Sin embargo, si planea almacenarlo durante más de una semana, es importante filtrar la mayor cantidad posible de trozos perdidos porque con el tiempo pueden crear sabores extraños en su infusión. Intente colar dos veces a través de una gasa o use un filtro de café después de colar los trozos más grandes a través de un colador forrado con una gasa. Una advertencia: el método del filtro de café es lento y molesto. Algunas personas usan un Aeropress o un dispositivo similar para acelerar el proceso.

4. No almacenar correctamente

El hecho de que algo contenga alcohol no significa que se haya conservado perfectamente para siempre. El aire, el calor y (como se mencionó anteriormente) pequeños trozos de productos son el enemigo. Guárdelo en el recipiente sellado hermético más pequeño posible. No solo desea mantener el aire fuera, sino que también desea comenzar a embotellarlo con la menor cantidad de aire posible. La temperatura ambiente está bien para la mayoría de las cosas, pero si le preocupa (o simplemente le gustan las bebidas frías), mantenga su infusión casera en el refrigerador. Un poco de sedimento es normal para un proyecto casero, sin importar qué tan bien se esfuerce. Sin embargo, si alguna vez ve algo flotante que parece turbio o como moho, tírelo todo. Los sabores cambiarán un poco con el tiempo (a menudo para mejor), pero si sabe mal y mal, tírelo.

5. No documentar ajustes ni modificaciones

Espero que cuando pruebes mis recetas DIY vs. Buy (o cualquier otra), le añadas un toque personal y juegues con los sabores. Pero si lo hace, asegúrese de anotar esos ajustes y sustituciones. Una vez hice el perfecto bourbon de manzana y canela. Nunca sabré exactamente lo que hice, porque me dio pereza escribir los ajustes que hice durante el remojo. Juré que recordaría lo que hice, porque era muy obvio. Tres años después, no es obvio y ninguno de mis bourbons de manzana y canela está a la altura de la memoria de That Perfect One.

¿Alguna pregunta candente sobre licores o infusiones de bricolaje? ¿Alguna sabiduría para compartir? ¡Déjalos en los comentarios a continuación!


5 errores comunes que la gente comete con las infusiones de bricolaje

He estado haciendo y escribiendo sobre proyectos de cócteles de bricolaje durante más de seis años, y todavía aprendo algo nuevo cada vez que pruebo un nuevo proyecto de bricolaje. Lo divertido de infundir licores o preparar un licor es que no hay muchas reglas y técnicas complicadas. La mayor parte del tiempo realmente es simplemente mezclando cosas que suenan como si tuvieran buen sabor y viendo qué pasa. Sin embargo, existen algunos errores muy comunes que pueden arruinar la diversión. Aquí hay 5 errores comunes que se deben evitar.

1. Hacer demasiado

Mi mayor manía cuando comencé a investigar cómo hacer infusiones y licores caseros es que cada libro, blog y artículo me decía que tenía que usar una botella entera de licor de 750 mililitros para cada proyecto. Después de seis años de hacerlo profesionalmente, ahora sé que eso no es cierto.

Puede hacer solo 1 taza de vodka con infusión de estragón o ginebra con infusión de pepino si eso es todo lo que desea. Con los licores, tendrás que hacer un poco más, ya que también hay azúcar y agua involucrados, pero puedes comenzar con tan solo una taza de licor. Si su proyecto resulta tan delicioso que quiere más, puede seguir adelante y hacer una botella entera o incluso un galón. ¡Pero vale la pena probarlo antes de invertir en bebidas caras! Ya sea que esté siguiendo una receta precisa de una fuente confiable o preparándolo todo sobre la marcha, cada infusión de bricolaje es un experimento. Y no hay ninguna razón científica o culinaria por la que tengas que arriesgar una botella entera de alcohol.

Hay algunas excepciones a mi política de lotes pequeños. Algunos de los proyectos más complicados que implican tiempos de infusión prolongados (como el limoncello) o las hierbas fuertes y amargas (como el vermú o el amaro) son casi imposibles de hacer en un lote más pequeño que una botella debido a la intensidad del sabor. Pero para infusiones simples con frutas, verduras o hierbas culinarias, puede comenzar con algo pequeño o reducir una receta proporcionalmente.

2. Dejar reposar durante demasiado tiempo

El alcohol es muy bueno para extraer sabores de hierbas, verduras, especias y frutas. Se necesita mucho menos tiempo del que podría pensar para que un ingrediente le dé sabor a una bebida espirituosa. No es necesaria una infusión más larga para que sepa mejor: deja el cardamomo en el centeno demasiado tiempo y te volará la boca de amargura. Una vez me olvidé de un vodka de fresa que había macerado. Después de 2 semanas sabía más a perfume que a fruta. A veces, incluso tres días es demasiado, algunos ingredientes, como los pimientos picantes o el té, solo necesitan una hora o dos. (Incluí estimaciones de los tiempos de reposo en esta publicación sobre cómo infundir espíritus).

Sin embargo, es un error fácil de evitar: ¡simplemente pruebe a medida que avanza! Solo usted sabe cómo quiere que sepa, y la única forma de averiguarlo es tomando un sorbo aquí y allá.

3. No esforzarse lo suficiente

Si sabe que va a consumir su infusión rápidamente, entonces un colador de malla fina o una gasa deberían ser suficientes. Sin embargo, si planea almacenarlo durante más de una semana, es importante filtrar la mayor cantidad posible de trozos perdidos porque con el tiempo pueden crear sabores extraños en su infusión. Intente colar dos veces a través de una gasa o use un filtro de café después de colar los trozos más grandes a través de un colador forrado con una gasa. Una advertencia: el método del filtro de café es lento y molesto. Algunas personas usan un Aeropress o un dispositivo similar para acelerar el proceso.

4. No almacenar correctamente

El hecho de que algo contenga alcohol no significa que se haya conservado perfectamente para siempre. El aire, el calor y (como se mencionó anteriormente) pequeños trozos de productos son el enemigo. Guárdelo en el recipiente sellado hermético más pequeño posible. No solo desea mantener el aire fuera, sino que también desea comenzar a embotellarlo con la menor cantidad de aire posible. La temperatura ambiente está bien para la mayoría de las cosas, pero si le preocupa (o simplemente le gustan las bebidas frías), mantenga su infusión casera en el refrigerador. Un poco de sedimento es normal para un proyecto casero, sin importar lo bien que te esfuerces. Sin embargo, si alguna vez ve algo flotante que parece turbio o como moho, tírelo todo. Los sabores cambiarán un poco con el tiempo (a menudo para mejor), pero si sabe mal y mal, tírelo.

5. No documentar ajustes ni modificaciones

Espero que cuando pruebes mis recetas DIY vs. Buy (o cualquier otra), le añadas un toque personal y juegues con los sabores. Pero si lo hace, asegúrese de anotar esos ajustes y sustituciones. Una vez hice el perfecto bourbon de manzana y canela. Nunca sabré exactamente lo que hice, porque me dio pereza escribir los ajustes que hice durante el remojo. Juré que recordaría lo que hice, porque era muy obvio. Tres años después, no es obvio y ninguno de mis bourbons de manzana y canela está a la altura de la memoria de That Perfect One.

¿Alguna pregunta candente sobre licores o infusiones de bricolaje? ¿Alguna sabiduría para compartir? ¡Déjalos en los comentarios a continuación!


5 errores comunes que la gente comete con las infusiones de bricolaje

He estado haciendo y escribiendo sobre proyectos de cócteles de bricolaje durante más de seis años, y todavía aprendo algo nuevo cada vez que pruebo un nuevo proyecto de bricolaje. Lo divertido de infundir licores o preparar un licor es que no hay muchas reglas y técnicas complicadas. La mayor parte del tiempo realmente es simplemente mezclando cosas que suenan como si tuvieran buen sabor y viendo qué pasa. Sin embargo, existen algunos errores muy comunes que pueden arruinar la diversión. Aquí hay 5 errores comunes que se deben evitar.

1. Hacer demasiado

Mi mayor manía cuando comencé a investigar cómo hacer infusiones y licores caseros es que cada libro, blog y artículo me decía que tenía que usar una botella entera de licor de 750 mililitros para cada proyecto. Después de seis años de hacerlo profesionalmente, ahora sé que eso no es cierto.

Puede preparar solo 1 taza de vodka con infusión de estragón o ginebra con infusión de pepino si eso es todo lo que desea. Con los licores, tendrás que hacer un poco más, ya que también hay azúcar y agua involucrados, pero puedes comenzar con tan solo una taza de licor. Si su proyecto resulta tan delicioso que quiere más, puede seguir adelante y hacer una botella entera o incluso un galón. ¡Pero vale la pena probarlo antes de invertir en bebidas caras! Ya sea que esté siguiendo una receta precisa de una fuente confiable o preparándolo todo sobre la marcha, cada infusión de bricolaje es un experimento. Y no hay ninguna razón científica o culinaria por la que tengas que arriesgar una botella entera de alcohol.

Hay algunas excepciones a mi política de lotes pequeños. Algunos de los proyectos más complicados que implican tiempos de infusión prolongados (como el limoncello) o las hierbas fuertes y amargas (como el vermú o el amaro) son casi imposibles de hacer en un lote más pequeño que una botella debido a la intensidad del sabor. Pero para infusiones simples con frutas, verduras o hierbas culinarias, puede comenzar con algo pequeño o reducir una receta proporcionalmente.

2. Dejar reposar durante demasiado tiempo

El alcohol es muy bueno para extraer sabores de hierbas, verduras, especias y frutas. Se necesita mucho menos tiempo del que podría pensar para que un ingrediente le dé sabor a una bebida espirituosa. No es necesaria una infusión más larga para que sepa mejor: deja el cardamomo en el centeno demasiado tiempo y te volará la boca de amargura. Una vez me olvidé de un vodka de fresa que había macerado. Después de 2 semanas sabía más a perfume que a fruta. A veces, incluso tres días es demasiado, algunos ingredientes, como los pimientos picantes o el té, solo necesitan una hora o dos. (Incluí estimaciones de los tiempos de reposo en esta publicación sobre cómo infundir espíritus).

Sin embargo, es un error fácil de evitar: ¡simplemente pruebe a medida que avanza! Solo usted sabe cómo quiere que sepa, y la única forma de averiguarlo es tomando un sorbo aquí y allá.

3. No esforzarse lo suficiente

Si sabe que va a consumir su infusión rápidamente, entonces un colador de malla fina o una gasa deberían ser suficientes. Sin embargo, si planea almacenarlo durante más de una semana, es importante filtrar la mayor cantidad posible de trozos perdidos porque con el tiempo pueden crear sabores extraños en su infusión. Intente colar dos veces a través de una gasa o use un filtro de café después de colar los trozos más grandes a través de un colador forrado con una gasa. Una advertencia: el método del filtro de café es lento y molesto. Algunas personas usan un Aeropress o un dispositivo similar para acelerar el proceso.

4. No almacenar correctamente

El hecho de que algo contenga alcohol no significa que se haya conservado perfectamente para siempre. El aire, el calor y (como se mencionó anteriormente) pequeños trozos de productos son el enemigo. Guárdelo en el recipiente sellado hermético más pequeño posible. No solo desea mantener el aire fuera, sino que también desea comenzar a embotellarlo con la menor cantidad de aire posible. La temperatura ambiente está bien para la mayoría de las cosas, pero si le preocupa (o simplemente le gustan las bebidas frías), mantenga su infusión casera en el refrigerador. Un poco de sedimento es normal para un proyecto casero, sin importar lo bien que te esfuerces. Sin embargo, si alguna vez ve algo flotante que parece turbio o como moho, tírelo todo. Los sabores cambiarán un poco con el tiempo (a menudo para mejor), pero si sabe mal y mal, tírelo.

5. No documentar ajustes ni modificaciones

Espero que cuando pruebes mis recetas DIY vs. Buy (o cualquier otra), le añadas un toque personal y juegues con los sabores. Pero si lo hace, asegúrese de anotar esos ajustes y sustituciones. Una vez hice el perfecto bourbon de manzana y canela. Nunca sabré exactamente lo que hice, porque me dio pereza escribir los ajustes que hice durante el remojo. Juré que recordaría lo que hice, porque era muy obvio. Tres años después, no es obvio y ninguno de mis bourbons de manzana y canela está a la altura de la memoria de That Perfect One.

¿Alguna pregunta candente sobre licores o infusiones de bricolaje? ¿Alguna sabiduría para compartir? ¡Déjalos en los comentarios a continuación!


5 errores comunes que la gente comete con las infusiones de bricolaje

He estado haciendo y escribiendo sobre proyectos de cócteles de bricolaje durante más de seis años, y todavía aprendo algo nuevo cada vez que pruebo un nuevo proyecto de bricolaje. The fun thing about infusing spirits or concocting a liqueur is that there aren't a lot of rules and complicated techniques. Most of the time it really es just mixing together things that sound like they'd taste good and seeing what happens. However, there are some really common mistakes that can ruin the fun. Here are 5 common blunders to avoid.

1. Making Too Much

My biggest pet peeve when I first started researching how to make infusions and homemade liqueurs is that that every book, blog, and article was telling me I had to use a whole 750-milliliter bottle of liquor for each project. After six years of doing it professionally, I now know that just isn't true.

You can make just 1 cup of tarragon-infused vodka or cucumber-infused gin if that's all you want. With liqueurs, you'll have to make a little more since there's also sugar and water involved, but you can start with as little as a cup of spirits. If your project turns out so delicious that you want more, you can go ahead and make a whole bottle or even a gallon. But it's worth testing before you invest in pricey booze! Whether you're following a precise recipe from a trusted source or making it all up on the fly, every DIY infusion is an experiment. And there's no scientific or culinary reason that you have to risk a whole bottle of booze.

There are some exceptions to my small-batch policy. Some of the more complicated projects that involve long steeping times (such as limoncello) or strong, bitter herbs (like vermouth or amaro) are nearly impossible to make in a batch smaller than a bottle because of the intensity of flavoring. But for simple infusions using fruit, vegetables, or culinary herbs, you can start small or cut a recipe down proportionally.

2. Steeping for Too Long

Alcohol is very good at extracting flavors from herbs, vegetables, spices, and fruits. It takes a lot less time than you might think for an ingredient to flavor a spirit. A longer infusion is not necessary going to taste better: Leave cardamom in rye too long and it'll blast your mouth out with bitterness. I once forgot about a strawberry vodka I had steeping. After 2 weeks it tasted more like perfume than fruit. Sometimes even three days is too much some ingredients, like hot peppers or tea, only need an hour or two. (I included estimates for steeping times in this post about how to infuse spirits.)

It's an easy mistake to avoid though: just taste as you go! Only you know how you want it to taste, and the only way to find out is to take a sip here and there.

3. Not Straining Well Enough

If you know you're going to use up your infusion quickly, then a fine-mesh sieve or cheesecloth should do the trick. If you're planning to store it for more than a week, though, it's important to filter out as many stray bits as possible because over time they can create off flavors in your infusion. Try straining twice through cheesecloth, or use a coffee filter after straining out the larger pieces through a cheesecloth-lined sieve. One warning: the coffee-filter method is slow and annoying. Some people use an Aeropress or similar gadget to speed up the process.

4. Not Storing Properly

Just because something has alcohol in it, doesn't mean that it's preserved perfectly forever and ever. Air, heat, and (as previously mentioned) little bits of produce are the enemy. Store it in the smallest possible air-tight, sealed container. Not only do you want to keep air out, but you also want to start off bottling it with as little air in it as you can. Room temperature is fine for most things, but if you're concerned (or just like cold beverages), keep your homemade infusion in the fridge. Some sediment is normal for a homemade project, no matter how well you strain. However, if you ever see anything floating that looks cloudy or like mold, throw it all out. Flavors will change a little over time (often for the better), but if it tastes bad and wrong, throw it out.

5. Not Documenting Tweaks and Subs

I hope that when you try my DIY vs. Buy recipes (or any others), you add a personal touch and play with the flavors. But if you do it, be sure to write down those tweaks and substitutions. I once made the perfect apple-cinnamon bourbon. I'll never know exactly what I did, because I got lazy about writing down the adjustments I made during steeping. I swore I would remember what I did, because it was so obvious. Three years later, it is not obvious and none of my apple-cinnamon bourbons quite live up to the memory of That Perfect One.

Any burning questions about DIY liqueurs or infusions? Any bits of wisdom to share? Leave them in the comments below!


5 Common Mistakes People Make With DIY Infusions

I've been making and writing about DIY cocktail projects for over six years, and I still learn something new every time I try a new DIY project. The fun thing about infusing spirits or concocting a liqueur is that there aren't a lot of rules and complicated techniques. Most of the time it really es just mixing together things that sound like they'd taste good and seeing what happens. However, there are some really common mistakes that can ruin the fun. Here are 5 common blunders to avoid.

1. Making Too Much

My biggest pet peeve when I first started researching how to make infusions and homemade liqueurs is that that every book, blog, and article was telling me I had to use a whole 750-milliliter bottle of liquor for each project. After six years of doing it professionally, I now know that just isn't true.

You can make just 1 cup of tarragon-infused vodka or cucumber-infused gin if that's all you want. With liqueurs, you'll have to make a little more since there's also sugar and water involved, but you can start with as little as a cup of spirits. If your project turns out so delicious that you want more, you can go ahead and make a whole bottle or even a gallon. But it's worth testing before you invest in pricey booze! Whether you're following a precise recipe from a trusted source or making it all up on the fly, every DIY infusion is an experiment. And there's no scientific or culinary reason that you have to risk a whole bottle of booze.

There are some exceptions to my small-batch policy. Some of the more complicated projects that involve long steeping times (such as limoncello) or strong, bitter herbs (like vermouth or amaro) are nearly impossible to make in a batch smaller than a bottle because of the intensity of flavoring. But for simple infusions using fruit, vegetables, or culinary herbs, you can start small or cut a recipe down proportionally.

2. Steeping for Too Long

Alcohol is very good at extracting flavors from herbs, vegetables, spices, and fruits. It takes a lot less time than you might think for an ingredient to flavor a spirit. A longer infusion is not necessary going to taste better: Leave cardamom in rye too long and it'll blast your mouth out with bitterness. I once forgot about a strawberry vodka I had steeping. After 2 weeks it tasted more like perfume than fruit. Sometimes even three days is too much some ingredients, like hot peppers or tea, only need an hour or two. (I included estimates for steeping times in this post about how to infuse spirits.)

It's an easy mistake to avoid though: just taste as you go! Only you know how you want it to taste, and the only way to find out is to take a sip here and there.

3. Not Straining Well Enough

If you know you're going to use up your infusion quickly, then a fine-mesh sieve or cheesecloth should do the trick. If you're planning to store it for more than a week, though, it's important to filter out as many stray bits as possible because over time they can create off flavors in your infusion. Try straining twice through cheesecloth, or use a coffee filter after straining out the larger pieces through a cheesecloth-lined sieve. One warning: the coffee-filter method is slow and annoying. Some people use an Aeropress or similar gadget to speed up the process.

4. Not Storing Properly

Just because something has alcohol in it, doesn't mean that it's preserved perfectly forever and ever. Air, heat, and (as previously mentioned) little bits of produce are the enemy. Store it in the smallest possible air-tight, sealed container. Not only do you want to keep air out, but you also want to start off bottling it with as little air in it as you can. Room temperature is fine for most things, but if you're concerned (or just like cold beverages), keep your homemade infusion in the fridge. Some sediment is normal for a homemade project, no matter how well you strain. However, if you ever see anything floating that looks cloudy or like mold, throw it all out. Flavors will change a little over time (often for the better), but if it tastes bad and wrong, throw it out.

5. Not Documenting Tweaks and Subs

I hope that when you try my DIY vs. Buy recipes (or any others), you add a personal touch and play with the flavors. But if you do it, be sure to write down those tweaks and substitutions. I once made the perfect apple-cinnamon bourbon. I'll never know exactly what I did, because I got lazy about writing down the adjustments I made during steeping. I swore I would remember what I did, because it was so obvious. Three years later, it is not obvious and none of my apple-cinnamon bourbons quite live up to the memory of That Perfect One.

Any burning questions about DIY liqueurs or infusions? Any bits of wisdom to share? Leave them in the comments below!


5 Common Mistakes People Make With DIY Infusions

I've been making and writing about DIY cocktail projects for over six years, and I still learn something new every time I try a new DIY project. The fun thing about infusing spirits or concocting a liqueur is that there aren't a lot of rules and complicated techniques. Most of the time it really es just mixing together things that sound like they'd taste good and seeing what happens. However, there are some really common mistakes that can ruin the fun. Here are 5 common blunders to avoid.

1. Making Too Much

My biggest pet peeve when I first started researching how to make infusions and homemade liqueurs is that that every book, blog, and article was telling me I had to use a whole 750-milliliter bottle of liquor for each project. After six years of doing it professionally, I now know that just isn't true.

You can make just 1 cup of tarragon-infused vodka or cucumber-infused gin if that's all you want. With liqueurs, you'll have to make a little more since there's also sugar and water involved, but you can start with as little as a cup of spirits. If your project turns out so delicious that you want more, you can go ahead and make a whole bottle or even a gallon. But it's worth testing before you invest in pricey booze! Whether you're following a precise recipe from a trusted source or making it all up on the fly, every DIY infusion is an experiment. And there's no scientific or culinary reason that you have to risk a whole bottle of booze.

There are some exceptions to my small-batch policy. Some of the more complicated projects that involve long steeping times (such as limoncello) or strong, bitter herbs (like vermouth or amaro) are nearly impossible to make in a batch smaller than a bottle because of the intensity of flavoring. But for simple infusions using fruit, vegetables, or culinary herbs, you can start small or cut a recipe down proportionally.

2. Steeping for Too Long

Alcohol is very good at extracting flavors from herbs, vegetables, spices, and fruits. It takes a lot less time than you might think for an ingredient to flavor a spirit. A longer infusion is not necessary going to taste better: Leave cardamom in rye too long and it'll blast your mouth out with bitterness. I once forgot about a strawberry vodka I had steeping. After 2 weeks it tasted more like perfume than fruit. Sometimes even three days is too much some ingredients, like hot peppers or tea, only need an hour or two. (I included estimates for steeping times in this post about how to infuse spirits.)

It's an easy mistake to avoid though: just taste as you go! Only you know how you want it to taste, and the only way to find out is to take a sip here and there.

3. Not Straining Well Enough

If you know you're going to use up your infusion quickly, then a fine-mesh sieve or cheesecloth should do the trick. If you're planning to store it for more than a week, though, it's important to filter out as many stray bits as possible because over time they can create off flavors in your infusion. Try straining twice through cheesecloth, or use a coffee filter after straining out the larger pieces through a cheesecloth-lined sieve. One warning: the coffee-filter method is slow and annoying. Some people use an Aeropress or similar gadget to speed up the process.

4. Not Storing Properly

Just because something has alcohol in it, doesn't mean that it's preserved perfectly forever and ever. Air, heat, and (as previously mentioned) little bits of produce are the enemy. Store it in the smallest possible air-tight, sealed container. Not only do you want to keep air out, but you also want to start off bottling it with as little air in it as you can. Room temperature is fine for most things, but if you're concerned (or just like cold beverages), keep your homemade infusion in the fridge. Some sediment is normal for a homemade project, no matter how well you strain. However, if you ever see anything floating that looks cloudy or like mold, throw it all out. Flavors will change a little over time (often for the better), but if it tastes bad and wrong, throw it out.

5. Not Documenting Tweaks and Subs

I hope that when you try my DIY vs. Buy recipes (or any others), you add a personal touch and play with the flavors. But if you do it, be sure to write down those tweaks and substitutions. I once made the perfect apple-cinnamon bourbon. I'll never know exactly what I did, because I got lazy about writing down the adjustments I made during steeping. I swore I would remember what I did, because it was so obvious. Three years later, it is not obvious and none of my apple-cinnamon bourbons quite live up to the memory of That Perfect One.

Any burning questions about DIY liqueurs or infusions? Any bits of wisdom to share? Leave them in the comments below!


5 Common Mistakes People Make With DIY Infusions

I've been making and writing about DIY cocktail projects for over six years, and I still learn something new every time I try a new DIY project. The fun thing about infusing spirits or concocting a liqueur is that there aren't a lot of rules and complicated techniques. Most of the time it really es just mixing together things that sound like they'd taste good and seeing what happens. However, there are some really common mistakes that can ruin the fun. Here are 5 common blunders to avoid.

1. Making Too Much

My biggest pet peeve when I first started researching how to make infusions and homemade liqueurs is that that every book, blog, and article was telling me I had to use a whole 750-milliliter bottle of liquor for each project. After six years of doing it professionally, I now know that just isn't true.

You can make just 1 cup of tarragon-infused vodka or cucumber-infused gin if that's all you want. With liqueurs, you'll have to make a little more since there's also sugar and water involved, but you can start with as little as a cup of spirits. If your project turns out so delicious that you want more, you can go ahead and make a whole bottle or even a gallon. But it's worth testing before you invest in pricey booze! Whether you're following a precise recipe from a trusted source or making it all up on the fly, every DIY infusion is an experiment. And there's no scientific or culinary reason that you have to risk a whole bottle of booze.

There are some exceptions to my small-batch policy. Some of the more complicated projects that involve long steeping times (such as limoncello) or strong, bitter herbs (like vermouth or amaro) are nearly impossible to make in a batch smaller than a bottle because of the intensity of flavoring. But for simple infusions using fruit, vegetables, or culinary herbs, you can start small or cut a recipe down proportionally.

2. Steeping for Too Long

Alcohol is very good at extracting flavors from herbs, vegetables, spices, and fruits. It takes a lot less time than you might think for an ingredient to flavor a spirit. A longer infusion is not necessary going to taste better: Leave cardamom in rye too long and it'll blast your mouth out with bitterness. I once forgot about a strawberry vodka I had steeping. After 2 weeks it tasted more like perfume than fruit. Sometimes even three days is too much some ingredients, like hot peppers or tea, only need an hour or two. (I included estimates for steeping times in this post about how to infuse spirits.)

It's an easy mistake to avoid though: just taste as you go! Only you know how you want it to taste, and the only way to find out is to take a sip here and there.

3. Not Straining Well Enough

If you know you're going to use up your infusion quickly, then a fine-mesh sieve or cheesecloth should do the trick. If you're planning to store it for more than a week, though, it's important to filter out as many stray bits as possible because over time they can create off flavors in your infusion. Try straining twice through cheesecloth, or use a coffee filter after straining out the larger pieces through a cheesecloth-lined sieve. One warning: the coffee-filter method is slow and annoying. Some people use an Aeropress or similar gadget to speed up the process.

4. Not Storing Properly

Just because something has alcohol in it, doesn't mean that it's preserved perfectly forever and ever. Air, heat, and (as previously mentioned) little bits of produce are the enemy. Store it in the smallest possible air-tight, sealed container. Not only do you want to keep air out, but you also want to start off bottling it with as little air in it as you can. Room temperature is fine for most things, but if you're concerned (or just like cold beverages), keep your homemade infusion in the fridge. Some sediment is normal for a homemade project, no matter how well you strain. However, if you ever see anything floating that looks cloudy or like mold, throw it all out. Flavors will change a little over time (often for the better), but if it tastes bad and wrong, throw it out.

5. Not Documenting Tweaks and Subs

I hope that when you try my DIY vs. Buy recipes (or any others), you add a personal touch and play with the flavors. But if you do it, be sure to write down those tweaks and substitutions. I once made the perfect apple-cinnamon bourbon. I'll never know exactly what I did, because I got lazy about writing down the adjustments I made during steeping. I swore I would remember what I did, because it was so obvious. Three years later, it is not obvious and none of my apple-cinnamon bourbons quite live up to the memory of That Perfect One.

Any burning questions about DIY liqueurs or infusions? Any bits of wisdom to share? Leave them in the comments below!