Nuevas recetas

Venga y consígalo con la presentación de diapositivas de la red de contenido culinario

Venga y consígalo con la presentación de diapositivas de la red de contenido culinario

Diabetic Foodie - Almuerzos empaquetables para niños y adultos

Foodie diabético fue iniciado en enero de 2010, por Shelby Kinnaird, "un diabético tipo 2 al que le encanta comer". Con un conjunto de reglas que dictan su filosofía alimentaria, las recetas de Diabetic Foodie siempre contendrán información nutricional y siempre serán de una comunidad de afiches. En esta publicación, Diabetic Foodie comparte consejos para el almuerzo: qué empacar para niños y adultos.

Hungry Happenings: sirva comida con temas de baloncesto mientras ve las finales de la NCAA

Acontecimientos hambrientos es un blog de comida festiva para ocasiones especiales. En esta publicación, la bloguera Beth se adentra en March Madness y crea golosinas con temas de baloncesto para tener en cuenta en sus futuras ocasiones deportivas.

Cherry on My Sundae - Stromboli de tres quesos, jamón serrano, salami y espinacas

Cereza en mi helado obtiene recetas en Internet, y luego ajusta, mejora, modifica y agrega su toque personal, asegurándose de aclarar los pasos y simplificar los procesos complicados para los lectores, y advierte que su blog está listo para hacer lo mismo: para comenzar ¡para que puedas tomarlos y luego hacerlos tuyos! En esta publicación, Cherry on My Sundae ofrece una receta sabrosa para un stromboli de prosciutto.

Conectores culinarios - Dónde beber esta semana: Denver - Lincoln's Roadhouse

Conectores culinarios fue lanzado en noviembre de 2008, con la misión de educar y compartir el talento culinario de Colorado, destacando sus restaurantes, tiendas, chefs, agricultores y productores. Aquí, Culinary Connectors nos trae un foco sobre dónde beber esta semana en Denver: Lincoln’s Roadhouse.

The Family Feed - Pastel de gofres con suero de leche y chocolate amargo

La alimentación familiar se trata de lo que pones en tu cuerpo: "pones cosas buenas y suceden cosas buenas". Family Feed tiene como objetivo compartir sus talentos en la cocina y la repostería, junto con la escritura, las fotos, las recetas y más, para sus hijos y otras personas. En esta publicación, The Family Feed comparte un increíble pastel de gofres de cuatro capas y muestra cómo puedes recrearlo.

Http://thefamilyfeed.com/2013/04/10/dark-chocolate-buttermilk-waffle-cake/

Cenas, Platos y Postres es un blog de una madre de Colorado orientada a la familia con el deseo de compartir sus recetas y probar cosas nuevas. Aquí, esta mamá de Colorado prepara un alimento para cachorros favorito de la costa oeste y te muestra cómo hacer barras con su deliciosa dulzura.

The Food Charlatan - Gyros de albóndigas de cordero

El charlatán de la comida es un blog de Karen, una madre amante de los postres y obsesionada con la comida que teme el día en que su metabolismo se ralentice, las calorías la alcancen y la veas "rodando por la calle en pantalones cortos". Aquí, ella nos sorprende con una receta y fotos de gyros de albóndigas de cordero.

Bite and Booze - Prichard's Double Chocolate Bourbon Whisky: Whisk (e) y Wednesday Presentado por Calandro's Supermarket

Morder y beber está en una búsqueda para celebrar la cultura de alimentos y bebidas de Louisiana, y en todas partes el autor Jay D. Ducote come y bebe. Aquí, Bite and Booze habla sobre el whisky bourbon de doble chocolate de Prichard.

Bella Vivere - Revisión: Chai Pani (Decatur, Georgia)

Bella Vivere se trata de noticias sobre restaurantes. En esta publicación, Bella Vivere revisa Chai Pani, que se traduce como "té y agua", jerga en India para salir a tomar una taza de té y un bocadillo.


Ajo asado

En esta publicación, I & rsquoll cubrirá el paso de asar ajo. Es una habilidad muy simple y estoy seguro de que muchos de ustedes lo tienen claro, pero para aquellos de ustedes que no asan ajo de forma regular, CONFÍEN EN MÍ: estarán deambulando en un vacío culinario. Y lo único en el universo que llenará el vacío y te convertirá en la persona completa y completa que tu abuela pretendía que fueras es ajo asado. El sabor es & hellipwell, no hay & rsquos nada igual en la tierra.

Lo primero que debes hacer es agarrar un manojo de cabezas de ajo. Trate de no comprarlos demasiado pequeños. Luego, corte lo suficiente de la parte superior para exponer todos los dientes de adentro.

A continuación, busque uno de sus moldes para pasteles más antiguos y queridos. Este es el que más me gusta, especialmente porque todavía tiene restos de una tarta vieja quemada a lo largo de los bordes. Es un recordatorio para mí de mi imperfección crónica y eterna. De todos modos, cuando te preocupes por revolcarte en la duda sobre el hecho de que una de tus cacerolas limpias en realidad no está limpia en absoluto, rocía un poco de aceite de oliva (1 o 2 cucharadas) en la cacerola.

Luego, simplemente inclina la sartén para cubrir bien el fondo.

A continuación, coloque las cabezas de ajo, con el lado cortado hacia arriba, en la sartén. Si las cabezas no se apoyan en la sartén, simplemente dale al fondo una pequeña rebanada para nivelarlo. Para empezar, mis traseros eran muy planos, así que no tuve que hacer nada. (Nota: No dije que MI PARTE INFERIOR es plana. No lo es. En absoluto. Desearía que lo fuera, pero no lo es. Y no quiero hablar más de esto, así que por favor deje de mencionarlo).

Se parecen un poco a una extraña forma de criatura marina en este momento, ¿no? Excepto que no estén sumergidos en agua. Así que no importa.

Rocíe los dientes expuestos con aceite de oliva. Quieres que tengan una capa de humedad para que no se quemen fácilmente.

Luego, espolvorea los dientes con sal. Me gusta la sal kosher, y guardo un pequeño plato de ella en la estufa en todo momento.

Aquí & rsquos mi plato de sal kosher. Y está en mi estufa. ¡Te dije!

La razón por la que la sal kosher se llama sal kosher, y yo & rsquoll cuento con mis amigos judíos entre ustedes para corregirme si me equivoco, es no porque la sal, en sí misma, es kosher. Es y rsquos que es utilizado por los carniceros para hacer carnes kosher (su calidad plana y escamosa se adhiere más fácilmente a la superficie de la carne y ayuda a extraer la sangre). Me encanta usarlo para cocinar porque es fácil de agarrar y esparcir sobre la comida.y Es más fácil controlar la concentración de sal que la sal de mesa normal.

De todos modos, después de salar los clavos, tú & rsquoll también querrás condimentarlos.

¡Y mira! Finalmente me compré un nuevo molinillo de pimienta después de que mis hijos se apoderaron y destruyeron el viejo el año pasado. Salvajes.

Ahora están listos para entrar en un horno a 375 grados.

Pero primero, cubra la sartén con papel de aluminio.

Luego colóquelo en el horno durante 40 a 45 minutos.

Y cuando lo quites, el ajo se verá así. (Confesión: esto es en realidad veinte minutos después de sacarlo del horno. Inevitablemente estaba desviado. Sucede en esta casa mía abandonada de Dios.)

Pero eso y rsquos todo en el pasado ahora. ¿Ves ese delicioso ajo asado con nueces dentro de la piel parecida al papel? ¿Oh? ¿Puedes verlo? Bueno, helliplet y rsquos echen un vistazo más de cerca.

Oh, Dios mío, Louise gran Hermana de la Agonía Perpetua, ¿quieres mirar eso?

Ahora, todo lo que tienes que hacer para extraer los dientes asados ​​es agarrar la parte inferior de la cabeza y apretar suavemente hasta que salgan los dientes. Deben quedar bastante blandas.

Oh mi palabra. Solo ven a buscarme, hunka hunka burnin & rsquo (asado) ajo. Esta, amigos míos, de eso se trata la vida.

Las aplicaciones para usar ajo asado son infinitas. Puede untar un poco de esta delicia mantecosa y nuez en un trozo de baguette crujiente. O puedes mezclarlo con tu plato de pasta o sopas favoritas. O se puede triturar con un poco de sal y aceite de oliva y untarlo sobre una base de pizza antes de añadir los demás ingredientes.


Ajo asado

En esta publicación, I & rsquoll cubrirá el paso de asar ajo. Es una habilidad muy simple y estoy seguro de que muchos de ustedes lo tienen claro, pero para aquellos de ustedes que no asan ajo de forma regular, CONFÍEN EN MÍ: estarán deambulando en un vacío culinario. Y lo único en el universo que llenará el vacío y te convertirá en la persona completa y completa que tu abuela pretendía que fueras es ajo asado. El sabor es & hellipwell, no & rsquos nada igual en la tierra.

Lo primero que debes hacer es agarrar un manojo de cabezas de ajo. Trate de no comprarlos demasiado pequeños. Luego, corte lo suficiente de la parte superior para exponer todos los dientes de adentro.

A continuación, busque uno de sus moldes para pasteles más antiguos y queridos. Este es el que más me gusta, especialmente porque todavía tiene restos de una tarta vieja quemada a lo largo de los bordes. Es un recordatorio para mí de mi imperfección crónica y eterna. De todos modos, cuando te preocupes por revolcarte en la duda sobre el hecho de que una de tus cacerolas limpias en realidad no está limpia en absoluto, rocía un poco de aceite de oliva (1 o 2 cucharadas) en la cacerola.

Luego, simplemente inclina la sartén para cubrir bien el fondo.

A continuación, coloque las cabezas de ajo, con el lado cortado hacia arriba, en la sartén. Si las cabezas no se apoyan en la sartén, simplemente dale al fondo una pequeña rebanada para nivelarlo. Para empezar, mis traseros eran muy planos, así que no tuve que hacer nada. (Nota: No dije que MI PARTE INFERIOR es plana. No lo es. En absoluto. Desearía que lo fuera, pero no lo es. Y no quiero hablar más de esto, así que por favor deje de mencionarlo).

Se parecen un poco a una extraña forma de criatura marina en este momento, ¿no? Excepto que no estén sumergidos en agua. Así que no importa.

Rocíe los dientes expuestos con aceite de oliva. Quieres que tengan una capa de humedad para que no se quemen fácilmente.

Luego, espolvorea los dientes con sal. Me gusta la sal kosher, y guardo un pequeño plato de ella en la estufa en todo momento.

Aquí & rsquos mi plato de sal kosher. Y está en mi estufa. ¡Te dije!

La razón por la que la sal kosher se llama sal kosher, y yo & rsquoll cuento con mis amigos judíos entre ustedes para corregirme si me equivoco, es no porque la sal, en sí misma, es kosher. Es y rsquos que es utilizado por los carniceros para hacer carnes kosher (su calidad plana y escamosa se adhiere más fácilmente a la superficie de la carne y ayuda a extraer la sangre). Me encanta usarlo para cocinar porque es fácil de agarrar y esparcir sobre la comida.y Es más fácil controlar la concentración de sal que la sal de mesa normal.

De todos modos, después de salar los clavos, tú & rsquoll también querrás condimentarlos.

¡Y mira! Finalmente me compré un nuevo molinillo de pimienta después de que mis hijos se apoderaron y destruyeron el viejo el año pasado. Salvajes.

Ahora están listos para entrar en un horno a 375 grados.

Pero primero, cubra la sartén con papel de aluminio.

Luego colóquelo en el horno durante 40 a 45 minutos.

Y cuando lo quites, el ajo se verá así. (Confesión: esto es en realidad veinte minutos después de sacarlo del horno. Inevitablemente estaba desviado. Sucede en esta casa mía abandonada de Dios.)

Pero eso y rsquos todo en el pasado ahora. ¿Ves ese delicioso ajo asado con nueces dentro de la piel parecida al papel? ¿Oh? ¿Puedes verlo? Bueno, helliplet y rsquos echen un vistazo más de cerca.

Oh, Dios mío, Louise gran Hermana de la Agonía Perpetua, ¿quieres mirar eso?

Ahora, todo lo que tienes que hacer para extraer los dientes asados ​​es agarrar la parte inferior de la cabeza y apretar suavemente hasta que salgan los dientes. Deben quedar bastante blandas.

Oh mi palabra. Solo ven a buscarme, hunka hunka burnin & rsquo (asado) ajo. Esta, amigos míos, de eso se trata la vida.

Las aplicaciones para usar ajo asado son infinitas. Puede untar un poco de esta delicia mantecosa y nuez en un trozo de baguette crujiente. O puedes mezclarlo con tu plato de pasta o sopas favoritas. O se puede triturar con un poco de sal y aceite de oliva y untarlo sobre una base de pizza antes de añadir los demás ingredientes.


Ajo asado

En esta publicación, I & rsquoll cubrirá el paso de asar ajo. Es una habilidad muy simple y estoy seguro de que muchos de ustedes lo tienen claro, pero para aquellos de ustedes que no asan ajo de forma regular, CONFÍEN EN MÍ: estarán deambulando en un vacío culinario. Y lo único en el universo que llenará el vacío y te convertirá en la persona completa y completa que tu abuela pretendía que fueras es ajo asado. El sabor es & hellipwell, no & rsquos nada igual en la tierra.

Lo primero que debes hacer es agarrar un manojo de cabezas de ajo. Trate de no comprarlos demasiado pequeños. Luego, corte lo suficiente de la parte superior para exponer todos los dientes de adentro.

A continuación, busque uno de sus moldes para pasteles más antiguos y queridos. Este es el que más me gusta, especialmente porque todavía tiene restos de una tarta vieja quemada a lo largo de los bordes. Es un recordatorio para mí de mi imperfección crónica y eterna. De todos modos, cuando te preocupes por revolcarte en la duda sobre el hecho de que una de tus cacerolas limpias en realidad no está limpia en absoluto, rocía un poco de aceite de oliva (1 o 2 cucharadas) en la cacerola.

Luego, simplemente inclina la sartén para cubrir bien el fondo.

A continuación, coloque las cabezas de ajo, con el lado cortado hacia arriba, en la sartén. Si las cabezas no se apoyan en la sartén, simplemente dale al fondo una pequeña rebanada para nivelarlo. Para empezar, mis traseros eran muy planos, así que no tuve que hacer nada. (Nota: No dije que MI PARTE INFERIOR es plana. No lo es. En absoluto. Desearía que lo fuera, pero no lo es. Y no quiero hablar más de esto, así que por favor deje de mencionarlo).

Se parecen un poco a una extraña forma de criatura marina en este momento, ¿no? Excepto que no estén sumergidos en agua. Así que no importa.

Rocíe los dientes expuestos con aceite de oliva. Quieres que tengan una capa de humedad para que no se quemen fácilmente.

Luego, espolvorea los dientes con sal. Me gusta la sal kosher, y guardo un pequeño plato de ella en la estufa en todo momento.

Aquí & rsquos mi plato de sal kosher. Y está en mi estufa. ¡Te dije!

La razón por la que la sal kosher se llama sal kosher, y yo & rsquoll cuento con mis amigos judíos entre ustedes para corregirme si me equivoco, es no porque la sal, en sí misma, es kosher. Es y rsquos que es utilizado por los carniceros para hacer carnes kosher (su calidad plana y escamosa se adhiere más fácilmente a la superficie de la carne y ayuda a extraer la sangre). Me encanta usarlo para cocinar porque es fácil de agarrar y esparcir sobre la comida.y Es más fácil controlar la concentración de sal que la sal de mesa normal.

De todos modos, después de salar los clavos, tú & rsquoll también querrás condimentarlos.

¡Y mira! Finalmente me compré un nuevo molinillo de pimienta después de que mis hijos se apoderaron y destruyeron el viejo el año pasado. Salvajes.

Ahora están listos para entrar en un horno a 375 grados.

Pero primero, cubra la sartén con papel de aluminio.

Luego colóquelo en el horno durante 40 a 45 minutos.

Y cuando lo quites, el ajo se verá así. (Confesión: esto es en realidad veinte minutos después de sacarlo del horno. Inevitablemente estaba desviado. Sucede en esta casa mía abandonada de Dios.)

Pero eso y rsquos todo en el pasado ahora. ¿Ves ese delicioso ajo asado con nueces dentro de la piel parecida al papel? ¿Oh? ¿Puedes verlo? Bueno, helliplet y rsquos echen un vistazo más de cerca.

Oh, Dios mío, Louise gran Hermana de la Agonía Perpetua, ¿quieres mirar eso?

Ahora, todo lo que tienes que hacer para extraer los dientes asados ​​es agarrar la parte inferior de la cabeza y apretar suavemente hasta que salgan los dientes. Deben estar bastante blandas.

Oh mi palabra. Solo ven a buscarme, hunka hunka burnin & rsquo (asado) ajo. Esta, amigos míos, de eso se trata la vida.

Las aplicaciones para usar ajo asado son infinitas. Puede untar un poco de esta delicia mantecosa y nuez en un trozo de baguette crujiente. O puedes mezclarlo con tu plato de pasta o sopas favoritas. O se puede triturar con un poco de sal y aceite de oliva y untarlo sobre una base de pizza antes de añadir los demás ingredientes.


Ajo asado

En esta publicación, I & rsquoll cubrirá el paso de asar ajo. Es una habilidad muy simple y estoy seguro de que muchos de ustedes lo tienen claro, pero para aquellos de ustedes que no asan ajo de manera regular, CONFÍEN EN MÍ: ustedes están deambulando en un vacío culinario. Y lo único en el universo que llenará el vacío y te convertirá en la persona completa y completa que tu abuela pretendía que fueras es ajo asado. El sabor es & hellipwell, no & rsquos nada igual en la tierra.

Lo primero que debes hacer es agarrar un manojo de cabezas de ajo. Trate de no comprarlos demasiado pequeños. Luego, corte lo suficiente de la parte superior para exponer todos los dientes de adentro.

A continuación, busque uno de sus moldes para pasteles más antiguos y queridos. Me gusta más este, especialmente porque todavía tiene los restos de un viejo pastel quemado a lo largo de los bordes. Es un recordatorio para mí de mi imperfección crónica y eterna. De todos modos, cuando te preocupes por revolcarte en la duda sobre el hecho de que una de tus sartenes limpias en realidad no está limpia en absoluto, rocía un poco de aceite de oliva (1 o 2 cucharadas) en la sartén.

Luego, simplemente inclina la sartén para cubrir bien el fondo.

A continuación, coloque las cabezas de ajo, con el lado cortado hacia arriba, en la sartén. Si las cabezas no se apoyan en la sartén, simplemente dale al fondo una pequeña rebanada para nivelarlo. Para empezar, mis traseros eran muy planos, así que no tuve que hacer nada. (Nota: No dije que MI PARTE INFERIOR es plana. No lo es. En absoluto. Desearía que lo fuera, pero no lo es. Y no quiero hablar más de esto, así que por favor deje de mencionarlo).

Se parecen un poco a una extraña forma de criatura marina en este momento, ¿no? Excepto que no estén sumergidos en agua. Así que no importa.

Rocíe los dientes expuestos con aceite de oliva. Quieres que tengan una capa de humedad para que no se quemen fácilmente.

Luego, espolvorea los dientes con sal. Me gusta la sal kosher y guardo un pequeño plato de ella en la estufa en todo momento.

Aquí & rsquos mi plato de sal kosher. Y está en mi estufa. ¡Te dije!

La razón por la que la sal kosher se llama sal kosher, y yo & rsquoll cuento con mis amigos judíos entre ustedes para corregirme si me equivoco, es no porque la sal, en sí misma, es kosher. Es y rsquos que es utilizado por los carniceros para hacer carnes kosher (su calidad plana y escamosa se adhiere más fácilmente a la superficie de la carne y ayuda a extraer la sangre). Me encanta usarlo para cocinar porque es fácil de agarrar y esparcir sobre la comida.y Es más fácil controlar la concentración de sal que la sal de mesa normal.

De todos modos, después de salar los clavos, tú & rsquoll también querrás condimentarlos.

¡Y mira! Finalmente me compré un nuevo molinillo de pimienta después de que mis hijos se apoderaron y destruyeron el viejo el año pasado. Salvajes.

Ahora están listos para entrar en un horno a 375 grados.

Pero primero, cubra la sartén con papel de aluminio.

Luego colóquelo en el horno durante 40 a 45 minutos.

Y cuando lo quites, el ajo se verá así. (Confesión: esto es en realidad veinte minutos después de sacarlo del horno. Inevitablemente estaba desviado. Sucede en esta casa mía abandonada de Dios.)

Pero eso y rsquos todo en el pasado ahora. ¿Ves ese delicioso ajo asado con nueces dentro de la piel parecida al papel? ¿Oh? ¿Puedes verlo? Bueno, helliplet y rsquos echen un vistazo más de cerca.

Oh, Dios mío, Louise gran Hermana de la Agonía Perpetua, ¿quieres mirar eso?

Ahora, todo lo que tienes que hacer para extraer los dientes asados ​​es agarrar la parte inferior de la cabeza y apretar suavemente hasta que salgan los dientes. Deben quedar bastante blandas.

Oh mi palabra. Solo ven a buscarme, hunka hunka burnin & rsquo (asado) ajo. Esta, amigos míos, de eso se trata la vida.

Las aplicaciones para usar ajo asado son infinitas. Puede untar un poco de esta delicia mantecosa y nuez en un trozo de baguette crujiente. O puedes mezclarlo con tu plato de pasta o sopas favoritas. O se puede triturar con un poco de sal y aceite de oliva y esparcirlo sobre una base de pizza antes de añadir los demás ingredientes.


Ajo asado

En esta publicación, I & rsquoll cubrirá el paso de asar ajo. Es una habilidad muy simple y estoy seguro de que muchos de ustedes lo tienen claro, pero para aquellos de ustedes que no asan ajo de manera regular, CONFÍEN EN MÍ: ustedes están deambulando en un vacío culinario. Y lo único en el universo que llenará el vacío y te convertirá en la persona completa y completa que tu abuela pretendía que fueras es ajo asado. El sabor es & hellipwell, no & rsquos nada igual en la tierra.

Lo primero que debes hacer es agarrar un manojo de cabezas de ajo. Trate de no comprarlos demasiado pequeños. Luego, corte lo suficiente de la parte superior para exponer todos los dientes de adentro.

A continuación, busque uno de sus moldes para pasteles más antiguos y queridos. Este es el que más me gusta, especialmente porque todavía tiene restos de una tarta vieja quemada a lo largo de los bordes. Es un recordatorio para mí de mi imperfección crónica y eterna. De todos modos, cuando te preocupes por revolcarte en la duda sobre el hecho de que una de tus sartenes limpias en realidad no está limpia en absoluto, rocía un poco de aceite de oliva (1 o 2 cucharadas) en la sartén.

Luego, simplemente incline la sartén para cubrir bien el fondo.

A continuación, coloque las cabezas de ajo, con el lado cortado hacia arriba, en la sartén. Si las cabezas no se apoyan en la sartén, simplemente dale al fondo una pequeña rebanada para nivelarlo. Para empezar, mis traseros eran muy planos, así que no tuve que hacer nada. (Nota: No dije que MI PARTE INFERIOR es plana. No lo es. En absoluto. Desearía que lo fuera, pero no lo es. Y no quiero hablar más de esto, así que por favor deje de mencionarlo).

Se parecen un poco a una extraña forma de criatura marina en este momento, ¿no? Excepto que no estén sumergidos en agua. Así que no importa.

Rocíe los dientes expuestos con aceite de oliva. Quieres que tengan una capa de humedad para que no se quemen fácilmente.

Luego, espolvorea los dientes con sal. Me gusta la sal kosher y guardo un pequeño plato de ella en la estufa en todo momento.

Aquí & rsquos mi plato de sal kosher. Y está en mi estufa. ¡Te dije!

La razón por la que la sal kosher se llama sal kosher, y yo & rsquoll cuento con mis amigos judíos entre ustedes para corregirme si me equivoco, es no porque la sal, en sí misma, es kosher. Es y rsquos que es utilizado por los carniceros para hacer carnes kosher (su calidad plana y escamosa se adhiere más fácilmente a la superficie de la carne y ayuda a extraer la sangre). Me encanta usarlo para cocinar porque es fácil de agarrar y esparcir sobre la comida.y Es más fácil controlar la concentración de sal que la sal de mesa normal.

De todos modos, después de salar los clavos, tú & rsquoll también querrás condimentarlos.

¡Y mira! Finalmente me compré un nuevo molinillo de pimienta después de que mis hijos se apoderaron y destruyeron el viejo el año pasado. Salvajes.

Ahora están listos para entrar en un horno a 375 grados.

Pero primero, cubra la sartén con papel de aluminio.

Luego colóquelo en el horno durante 40 a 45 minutos.

Y cuando lo quites, el ajo se verá así. (Confesión: esto es en realidad veinte minutos después de sacarlo del horno. Inevitablemente estaba desviado. Sucede en esta casa mía abandonada de Dios.)

Pero eso y rsquos todo en el pasado ahora. ¿Ves ese delicioso ajo asado con nueces dentro de la piel parecida al papel? ¿Oh? ¿Puedes verlo? Bueno, helliplet y rsquos echen un vistazo más de cerca.

Oh, Dios mío, Louise gran Hermana de la Agonía Perpetua, ¿quieres mirar eso?

Ahora, todo lo que tienes que hacer para extraer los dientes asados ​​es agarrar la parte inferior de la cabeza y apretar suavemente hasta que salgan los dientes. Deben quedar bastante blandas.

Oh mi palabra. Solo ven a buscarme, hunka hunka burnin & rsquo (asado) ajo. Esta, amigos míos, de eso se trata la vida.

Las aplicaciones para usar ajo asado son infinitas. Puede untar un poco de esta delicia mantecosa y nuez en un trozo de baguette crujiente. O puedes mezclarlo con tu plato de pasta o sopas favoritas. O se puede triturar con un poco de sal y aceite de oliva y untarlo sobre una base de pizza antes de añadir los demás ingredientes.


Ajo asado

En esta publicación, I & rsquoll cubrirá el paso de asar ajo. Es una habilidad muy simple y estoy seguro de que muchos de ustedes lo tienen claro, pero para aquellos de ustedes que no asan ajo de forma regular, CONFÍEN EN MÍ: estarán deambulando en un vacío culinario. Y lo único en el universo que llenará el vacío y te convertirá en la persona completa y completa que tu abuela pretendía que fueras es ajo asado. El sabor es & hellipwell, no hay & rsquos nada igual en la tierra.

Lo primero que debes hacer es agarrar un manojo de cabezas de ajo. Trate de no comprarlos demasiado pequeños. Luego, corte lo suficiente de la parte superior para exponer todos los dientes de adentro.

A continuación, busque uno de sus moldes para pasteles más antiguos y queridos. Este es el que más me gusta, especialmente porque todavía tiene restos de una tarta vieja quemada a lo largo de los bordes. Es un recordatorio para mí de mi imperfección crónica y eterna. De todos modos, cuando te preocupes por revolcarte en la duda sobre el hecho de que una de tus sartenes limpias en realidad no está limpia en absoluto, rocía un poco de aceite de oliva (1 o 2 cucharadas) en la sartén.

Luego, simplemente incline la sartén para cubrir bien el fondo.

A continuación, coloque las cabezas de ajo, con el lado cortado hacia arriba, en la sartén. Si las cabezas no se apoyan en la sartén, simplemente dale al fondo una pequeña rebanada para nivelarlo. Para empezar, mis traseros eran muy planos, así que no tuve que hacer nada. (Nota: No dije que MI PARTE INFERIOR es plana. No lo es. En absoluto. Desearía que lo fuera, pero no lo es. Y no quiero hablar más de esto, así que por favor deje de mencionarlo).

Se parecen un poco a una extraña forma de criatura marina en este momento, ¿no? Excepto que no estén sumergidos en agua. Así que no importa.

Rocíe los dientes expuestos con aceite de oliva. Quieres que tengan una capa de humedad para que no se quemen fácilmente.

Luego, espolvorea los dientes con sal. Me gusta la sal kosher y guardo un pequeño plato de ella en la estufa en todo momento.

Aquí & rsquos mi plato de sal kosher. Y está en mi estufa. ¡Te dije!

La razón por la que la sal kosher se llama sal kosher, y yo & rsquoll cuento con mis amigos judíos entre ustedes para corregirme si me equivoco, es no porque la sal, en sí misma, es kosher. Es y rsquos que es utilizado por los carniceros para hacer carnes kosher (su calidad plana y escamosa se adhiere más fácilmente a la superficie de la carne y ayuda a extraer la sangre). Me encanta usarlo para cocinar porque es fácil de agarrar y esparcir sobre la comida.y Es más fácil controlar la concentración de sal que la sal de mesa normal.

De todos modos, después de salar los clavos, tú & rsquoll también querrás condimentarlos.

¡Y mira! Finalmente me compré un nuevo molinillo de pimienta después de que mis hijos se apoderaron y destruyeron el viejo el año pasado. Salvajes.

Ahora están listos para entrar en un horno a 375 grados.

Pero primero, cubra la sartén con papel de aluminio.

Luego colóquelo en el horno durante 40 a 45 minutos.

Y cuando lo quites, el ajo se verá así. (Confesión: esto es en realidad veinte minutos después de sacarlo del horno. Inevitablemente estaba desviado. Sucede en esta casa mía abandonada de Dios.)

Pero eso y rsquos todo en el pasado ahora. ¿Ves ese delicioso ajo asado con nueces dentro de la piel parecida al papel? ¿Oh? ¿Puedes verlo? Bueno, helliplet y rsquos echen un vistazo más de cerca.

Oh, Dios mío, Louise gran Hermana de la Agonía Perpetua, ¿quieres mirar eso?

Ahora, todo lo que tienes que hacer para extraer los dientes asados ​​es agarrar la parte inferior de la cabeza y apretar suavemente hasta que salgan los dientes. Deben quedar bastante blandas.

Oh mi palabra. Solo ven a buscarme, hunka hunka burnin & rsquo (asado) ajo. Esta, amigos míos, de eso se trata la vida.

Las aplicaciones para usar ajo asado son infinitas. Puede untar un poco de esta delicia mantecosa y nuez en un trozo de baguette crujiente. O puedes mezclarlo con tu plato de pasta o sopas favoritas. O se puede triturar con un poco de sal y aceite de oliva y esparcirlo sobre una base de pizza antes de añadir los demás ingredientes.


Ajo asado

En esta publicación, I & rsquoll cubrirá el paso de asar ajo. Es una habilidad muy simple y estoy seguro de que muchos de ustedes lo tienen claro, pero para aquellos de ustedes que no asan ajo de forma regular, CONFÍEN EN MÍ: estarán deambulando en un vacío culinario. Y lo único en el universo que llenará el vacío y te convertirá en la persona completa y completa que tu abuela pretendía que fueras es ajo asado. El sabor es & hellipwell, no & rsquos nada igual en la tierra.

Lo primero que debes hacer es agarrar un manojo de cabezas de ajo. Trate de no comprarlos demasiado pequeños. Luego, corte lo suficiente de la parte superior para exponer todos los dientes de adentro.

A continuación, busque uno de sus moldes para pasteles más antiguos y queridos. Este es el que más me gusta, especialmente porque todavía tiene restos de una tarta vieja quemada a lo largo de los bordes. Es un recordatorio para mí de mi imperfección crónica y eterna. De todos modos, cuando te preocupes por revolcarte en la duda sobre el hecho de que una de tus cacerolas limpias en realidad no está limpia en absoluto, rocía un poco de aceite de oliva (1 o 2 cucharadas) en la cacerola.

Luego, simplemente inclina la sartén para cubrir bien el fondo.

A continuación, coloque las cabezas de ajo, con el lado cortado hacia arriba, en la sartén. Si las cabezas no se apoyan en la sartén, simplemente dale al fondo una pequeña rebanada para nivelarlo. Para empezar, mis traseros eran muy planos, así que no tuve que hacer nada. (Nota: No dije que MI PARTE INFERIOR es plana. No lo es. En absoluto. Desearía que lo fuera, pero no lo es. Y no quiero hablar más de esto, así que por favor deje de mencionarlo).

Se parecen un poco a una extraña forma de criatura marina en este momento, ¿no? Excepto que no estén sumergidos en agua. Así que no importa.

Rocíe los dientes expuestos con aceite de oliva. Quieres que tengan una capa de humedad para que no se quemen fácilmente.

Luego, espolvorea los dientes con sal. Me gusta la sal kosher y guardo un pequeño plato de ella en la estufa en todo momento.

Aquí & rsquos mi plato de sal kosher. Y está en mi estufa. ¡Te dije!

La razón por la que la sal kosher se llama sal kosher, y yo & rsquoll cuento con mis amigos judíos entre ustedes para corregirme si me equivoco, es no porque la sal, en sí misma, es kosher. Es y rsquos que es utilizado por los carniceros para hacer carnes kosher (su calidad plana y escamosa se adhiere más fácilmente a la superficie de la carne y ayuda a extraer la sangre). Me encanta usarlo para cocinar porque es fácil de agarrar y esparcir sobre la comida.y Es más fácil controlar la concentración de sal que la sal de mesa normal.

De todos modos, después de salar los clavos, tú & rsquoll también querrás condimentarlos.

¡Y mira! Finalmente me compré un nuevo molinillo de pimienta después de que mis hijos se apoderaron y destruyeron el viejo el año pasado. Salvajes.

Ahora están listos para entrar en un horno a 375 grados.

Pero primero, cubra la sartén con papel de aluminio.

Luego colóquelo en el horno durante 40 a 45 minutos.

Y cuando lo quites, el ajo se verá así. (Confesión: esto es en realidad veinte minutos después de sacarlo del horno. Inevitablemente estaba desviado. Sucede en esta casa mía abandonada de Dios.)

Pero eso y rsquos todo en el pasado ahora. ¿Ves ese delicioso ajo asado con nueces dentro de la piel parecida al papel? ¿Oh? ¿Puedes verlo? Bueno, y helliplet y rsquos echen un vistazo más de cerca.

Oh, Dios mío, Louise gran Hermana de la Agonía Perpetua, ¿quieres mirar eso?

Ahora, todo lo que tienes que hacer para extraer los dientes asados ​​es agarrar la parte inferior de la cabeza y apretar suavemente hasta que salgan los dientes. Deben quedar bastante blandas.

Oh mi palabra. Solo ven a buscarme, hunka hunka burnin & rsquo (asado) ajo. Esta, amigos míos, de eso se trata la vida.

Las aplicaciones para usar ajo asado son infinitas. Puede untar un poco de esta delicia mantecosa y nuez en un trozo de baguette crujiente. O puedes mezclarlo con tu plato de pasta o sopas favoritas. O se puede triturar con un poco de sal y aceite de oliva y esparcirlo sobre una base de pizza antes de añadir los demás ingredientes.


Ajo asado

En esta publicación, I & rsquoll cubrirá el paso de asar el ajo. Es una habilidad muy simple y estoy seguro de que muchos de ustedes lo tienen claro, pero para aquellos de ustedes que no asan ajo de forma regular, CONFÍAN EN MÍ: estarán deambulando en un vacío culinario. And the only thing in the universe that will fill the void and turn you into the whole, well-rounded person your grandmother intended you to be is roasted garlic. The flavor is&hellipwell, there&rsquos nothing like it on earth.

The first thing you need to do is grab a bunch of heads of garlic. Try not to buy them too small. Then, cut off just enough of the top to expose all of the cloves inside.

Next, find one of your oldest, dearest pie pans. I like this one best, especially because it still has the remnants of an old burned pie along the edges. It&rsquos a reminder to me of my chronic and eternal imperfection. Anyway, when you&rsquore through wallowing around in self doubt over the fact that one of your clean pans actually isn&rsquot clean at all, drizzle a little olive oil (1 or 2 tablespoons) in the pan.

Then, just tilt the pan around to coat the bottom thoroughly.

Next, place the garlic heads, cut side up, in the pan. If the heads won&rsquot sit flat on the pan, just give the bottom a little slice to even it out. My bottoms were really flat to begin with, so I didn&rsquot have to do anything. (Note: I did not say MY BOTTOM is flat. It isn&rsquot. Not at all. I wish it were, but it isn&rsquot. And I don&rsquot want to talk about this anymore so please stop bringing it up.)

They look a bit like some bizarre form of sea creature at this point, don&rsquot they? Except they&rsquore not submerged in water. So never mind.

Drizzle the exposed cloves with olive oil. You want them to have a coating of moisture so they won&rsquot burn easily.

Then, sprinkle the cloves with salt. I like Kosher salt, and I keep a little dish of it on my stove at all times.

Here&rsquos my dish of Kosher salt. And it&rsquos on my stove. I told you!

The reason Kosher salt is called Kosher salt, and I&rsquoll count on my Jewish friends among you to correct me if I&rsquom wrong, is no because the salt, in itself, is kosher. It&rsquos that it&rsquos used by butchers to make carnes kosher (its flat, flaky quality adheres more readily to the surface of the meat and aids in drawing out the blood.) I love to use it in cooking because it&rsquos easy to grab and sprinkle over foody it&rsquos easier to control the salt concentration than regular table salt.

Anyway, after you salt the cloves, you&rsquoll want to pepper them, too.

And look! I finally bought myself a new peppermill after my boys commandeered and destroyed my old one last year. Savages.

Now they&rsquore ready to pop in a 375-degree oven.

But first, cover the pan with aluminum foil.

Then place it into the oven for 40 to 45 minutes.

And when you remove it, the garlic will look like this. (Confession: this is actually twenty minutes after I removed it from the oven. I was unavoidably sidetracked. It happens in this godforsaken house of mine.)

But that&rsquos all in the past now. See that delicious, nutty, roasted garlic inside the papery skin? Oh? You can&rsquot see it? Well&helliplet&rsquos take a closer look.

Oh my geez louise great Sister of Perpetual Agony, will you look at that!

Now, all you have to do to extract the roasted cloves is to grab the bottom of the head and gently squeeze until the cloves pop out. They should be quite mushy.

Oh my word. Just come and get me, you hunka hunka burnin&rsquo (roasted) garlic. Esta, my friends, is what life is really all about.

The applications for using roasted garlic are endless. You can spread some of this buttery, nutty deliciousness on a piece of crusty baguette. O you can stir it into your favorite pasta dish or soups. O you can mash it with a little salt and olive oil and spread it on a pizza crust before adding the other ingredients.


How To&hellipRoast Garlic

In this post, I&rsquoll be covering the step of roasting garlic. It&rsquos a very simple skill and I&rsquom sure many of you have down pat, but for those of you who don&rsquot roast garlic on a regular basis, TRUST ME: you&rsquore wandering around in a culinary void. And the only thing in the universe that will fill the void and turn you into the whole, well-rounded person your grandmother intended you to be is roasted garlic. The flavor is&hellipwell, there&rsquos nothing like it on earth.

The first thing you need to do is grab a bunch of heads of garlic. Try not to buy them too small. Then, cut off just enough of the top to expose all of the cloves inside.

Next, find one of your oldest, dearest pie pans. I like this one best, especially because it still has the remnants of an old burned pie along the edges. It&rsquos a reminder to me of my chronic and eternal imperfection. Anyway, when you&rsquore through wallowing around in self doubt over the fact that one of your clean pans actually isn&rsquot clean at all, drizzle a little olive oil (1 or 2 tablespoons) in the pan.

Then, just tilt the pan around to coat the bottom thoroughly.

Next, place the garlic heads, cut side up, in the pan. If the heads won&rsquot sit flat on the pan, just give the bottom a little slice to even it out. My bottoms were really flat to begin with, so I didn&rsquot have to do anything. (Note: I did not say MY BOTTOM is flat. It isn&rsquot. Not at all. I wish it were, but it isn&rsquot. And I don&rsquot want to talk about this anymore so please stop bringing it up.)

They look a bit like some bizarre form of sea creature at this point, don&rsquot they? Except they&rsquore not submerged in water. So never mind.

Drizzle the exposed cloves with olive oil. You want them to have a coating of moisture so they won&rsquot burn easily.

Then, sprinkle the cloves with salt. I like Kosher salt, and I keep a little dish of it on my stove at all times.

Here&rsquos my dish of Kosher salt. And it&rsquos on my stove. I told you!

The reason Kosher salt is called Kosher salt, and I&rsquoll count on my Jewish friends among you to correct me if I&rsquom wrong, is no because the salt, in itself, is kosher. It&rsquos that it&rsquos used by butchers to make carnes kosher (its flat, flaky quality adheres more readily to the surface of the meat and aids in drawing out the blood.) I love to use it in cooking because it&rsquos easy to grab and sprinkle over foody it&rsquos easier to control the salt concentration than regular table salt.

Anyway, after you salt the cloves, you&rsquoll want to pepper them, too.

And look! I finally bought myself a new peppermill after my boys commandeered and destroyed my old one last year. Savages.

Now they&rsquore ready to pop in a 375-degree oven.

But first, cover the pan with aluminum foil.

Then place it into the oven for 40 to 45 minutes.

And when you remove it, the garlic will look like this. (Confession: this is actually twenty minutes after I removed it from the oven. I was unavoidably sidetracked. It happens in this godforsaken house of mine.)

But that&rsquos all in the past now. See that delicious, nutty, roasted garlic inside the papery skin? Oh? You can&rsquot see it? Well&helliplet&rsquos take a closer look.

Oh my geez louise great Sister of Perpetual Agony, will you look at that!

Now, all you have to do to extract the roasted cloves is to grab the bottom of the head and gently squeeze until the cloves pop out. They should be quite mushy.

Oh my word. Just come and get me, you hunka hunka burnin&rsquo (roasted) garlic. Esta, my friends, is what life is really all about.

The applications for using roasted garlic are endless. You can spread some of this buttery, nutty deliciousness on a piece of crusty baguette. O you can stir it into your favorite pasta dish or soups. O you can mash it with a little salt and olive oil and spread it on a pizza crust before adding the other ingredients.


How To&hellipRoast Garlic

In this post, I&rsquoll be covering the step of roasting garlic. It&rsquos a very simple skill and I&rsquom sure many of you have down pat, but for those of you who don&rsquot roast garlic on a regular basis, TRUST ME: you&rsquore wandering around in a culinary void. And the only thing in the universe that will fill the void and turn you into the whole, well-rounded person your grandmother intended you to be is roasted garlic. The flavor is&hellipwell, there&rsquos nothing like it on earth.

The first thing you need to do is grab a bunch of heads of garlic. Try not to buy them too small. Then, cut off just enough of the top to expose all of the cloves inside.

Next, find one of your oldest, dearest pie pans. I like this one best, especially because it still has the remnants of an old burned pie along the edges. It&rsquos a reminder to me of my chronic and eternal imperfection. Anyway, when you&rsquore through wallowing around in self doubt over the fact that one of your clean pans actually isn&rsquot clean at all, drizzle a little olive oil (1 or 2 tablespoons) in the pan.

Then, just tilt the pan around to coat the bottom thoroughly.

Next, place the garlic heads, cut side up, in the pan. If the heads won&rsquot sit flat on the pan, just give the bottom a little slice to even it out. My bottoms were really flat to begin with, so I didn&rsquot have to do anything. (Note: I did not say MY BOTTOM is flat. It isn&rsquot. Not at all. I wish it were, but it isn&rsquot. And I don&rsquot want to talk about this anymore so please stop bringing it up.)

They look a bit like some bizarre form of sea creature at this point, don&rsquot they? Except they&rsquore not submerged in water. So never mind.

Drizzle the exposed cloves with olive oil. You want them to have a coating of moisture so they won&rsquot burn easily.

Then, sprinkle the cloves with salt. I like Kosher salt, and I keep a little dish of it on my stove at all times.

Here&rsquos my dish of Kosher salt. And it&rsquos on my stove. I told you!

The reason Kosher salt is called Kosher salt, and I&rsquoll count on my Jewish friends among you to correct me if I&rsquom wrong, is no because the salt, in itself, is kosher. It&rsquos that it&rsquos used by butchers to make carnes kosher (its flat, flaky quality adheres more readily to the surface of the meat and aids in drawing out the blood.) I love to use it in cooking because it&rsquos easy to grab and sprinkle over foody it&rsquos easier to control the salt concentration than regular table salt.

Anyway, after you salt the cloves, you&rsquoll want to pepper them, too.

And look! I finally bought myself a new peppermill after my boys commandeered and destroyed my old one last year. Savages.

Now they&rsquore ready to pop in a 375-degree oven.

But first, cover the pan with aluminum foil.

Then place it into the oven for 40 to 45 minutes.

And when you remove it, the garlic will look like this. (Confession: this is actually twenty minutes after I removed it from the oven. I was unavoidably sidetracked. It happens in this godforsaken house of mine.)

But that&rsquos all in the past now. See that delicious, nutty, roasted garlic inside the papery skin? Oh? You can&rsquot see it? Well&helliplet&rsquos take a closer look.

Oh my geez louise great Sister of Perpetual Agony, will you look at that!

Now, all you have to do to extract the roasted cloves is to grab the bottom of the head and gently squeeze until the cloves pop out. They should be quite mushy.

Oh my word. Just come and get me, you hunka hunka burnin&rsquo (roasted) garlic. Esta, my friends, is what life is really all about.

The applications for using roasted garlic are endless. You can spread some of this buttery, nutty deliciousness on a piece of crusty baguette. O you can stir it into your favorite pasta dish or soups. O you can mash it with a little salt and olive oil and spread it on a pizza crust before adding the other ingredients.